ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN

DEL BOSQUE AUTÓCTONO EN VALLADOLID

www.arba-s.org

arbav@arba-s.org

MARTES de 19:30 a 21:30 h. en el vivero:

Facultad de Medicina, entrada por c/ Real de Burgos s/n (frente a la residencia Alfonso VIII)

martes, 9 de marzo de 2021

La UVA entrevista a ARBA

El Área de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Universidad de Valladolid (UVA) inaugura su canal de entrevistas 2020/2021 en Youtube con una presentación de ARBA-Va.

El Vivero Educativo de Especies Autóctonas de ARBA Valladolid está ubicado en la Facultad de Medicina gracias al Convenio de Colaboración firmado con la Universidad de Valladolid en marzo de 2004.



martes, 5 de enero de 2021

Actividades realizadas en el otoño de 2020

Este pasado año 2020 la pandemia de coronavirus ha condicionado y limitado las actividades que solemos realizar habitualmente.

Algunas plantaciones se han tenido que suspender por razones sanitarias, otras actividades han visto limitado su aforo y hemos hecho todo lo posible por observar todas las precauciones necesarias por responsabilidad ante la situación.

A pesar de todo aquí va el resumen de algunas de las actividades que hemos llevado a cabo en otoño de 2020.

Taller de construcción de cajas nido para polinizadores

 

A finales de octubre realizamos un taller de construcción de cajas nido en el vivero de ARBA. A partir de las piezas de la caja previamente preparadas se procedió al montaje. Se colocaron las cañas y troncos en su interior y se impermeabilizó la estructura con aceite de linaza.

➡ Aquí tenéis todas las instrucciones y más información sobre los polinizadores silvestres: https://arba-va.blogspot.com/2020/11/construccion-de-cajas-nido-para.html

Palazuelo de Vedija

Hemos colaborado con la Asociación Cultural "Marrandiel" de Palazuelo de Vedija para revegetar un tramo de la antigua vía ferroviaria del tren "burra" entre los términos de Palazuelo y Villamuriel de Campos, actual Vía Verde del Tren Burra. En el tramo a revegetar la asociación ha construido un pilón para la recogida de agua del Manantial de la Vía.

La colaboración a consistido en la donación de: 15 rosales (Rosa sp.), 18 majuelos (Crataegus monogyna), 14 encinas (Quercus ilex), 14 quejigos (Quercus faginea) y 43 saúcos (Sambucus nigra). La plantación corrió a cargo de la Asociación Cultural "Marrandiel".


➡ Más información sobre el Manantial de la Vía: https://www.lamardecampos.org/actualidad/la-asociacion-marrandiel-recupera-el-manantial-de-via/

Proyecto "Módulos de regeneración forestal"

A lo largo de noviembre seguimos trabajando en la parcela experimiental de Aguilar de Campos continuando con los ensayos del proyecto.

Módulo 1. Estudio de implantación de quercíneas y arbustos simultáneamente para la reforestación de terrenos agrícolas

En este módulo se había tratado el terreno tras la plantación inicial con inóculo de esporas de hongos micorrícicos. A pesar de ello el porcentaje de supervivencia de encinas y quejigos ha sido bajo para nuestras expectativas, los arbustos sin embargo se han implantado con mucho más éxito.

En la ampliación de este ensayo se trata de averiguar si el gran número de marras que se ha producido entre las quercíneas en estos años se debe solo a la falta de agua, o si también influyó la falta de microorganismos en el suelo. Para ello se repusieron las marras con encinas y quejigos. Se añadió 1l de mantillo al fondo del hoyo de plantación, se cubrió con sepiolita el cuello de la planta por dentro del tubo protector para minimizar la emergencia de plantas herbáceas que pudiesen ahogar al plantón los primeros años y se regó con suspensión de esporas de Pisolithus sp. para favorecer la micorrización.



➡ Enlace al módulo: https://arba-va.blogspot.com/2020/02/estudio-de-implantacion-de-quercineas-y.html

Módulo 4. Plantación en alta densidad, con apoyo de destiladores solares y facilitación del desarrollo radical

En este módulo el brazo oeste no recibió tratamiento de esporas tras la plantación inicial y tuvo muy baja supervivencia.

Se ha vuelto a plantar el brazo oeste para comprobar la supervivencia en general, el nivel de supervivencia de las plantas según su proximidad a plantas ya establecidas, verificar si la proximidad al núcleo central favorece en alguna medida la supervivencia de las plantas y, en caso afirmativo, efecto sobre el crecimiento de dicha proximidad. Partimos de la suposición de que las hifas y entramado de raíces del espacio central se habrá expandido colonizando en parte el terreno circundante.

Destacado en azul el brazo oeste y las plantas utilizadas en la reposición: Qf (Quercus faginea) XX (altura en cm) y Qi (Quercus ilex) XX (altura en cm).


Como en el módulo anterior, se añadió 1l de mantillo al fondo del hoyo de plantación, se cubrió con sepiolita el cuello de la planta por dentro del tubo protector para minimizar la emergencia de plantas herbáceas que pudiesen ahogar al plantón los primeros años y se regó con suspensión de esporas de Pisolithus para favorecer la micorrización. Además se midió la altura de los plantones para llevar un control del desarrollo posterior.

➡ Enlace al módulo: https://arba-va.blogspot.com/2020/04/plantacion-en-alta-densidad-con-apoyo.html

Módulo 7. Estudio de implantación y crecimiento de catorce especies arbustivas y arbóreas con apoyo de micorrizas e hidrogel retenedor de agua


El alto número de marras del Módulo 7A pudo ser debido al uso inadecuado del polímero retenedor de agua y el efecto sellador de la tierra que no permitió la entrada suficiente de agua para que el polímero hiciera su función. En el Módulo 7B esperábamos que las micorrizas tuvieran mayor éxito en la supervivencia de las plantas y, sin embargo, apenas hay diferencia entre ambos Módulos. Este bajo rendimiento puede ser debido no solo al sellado de los hoyos de plantación que no ha permitido la acción del polímero retenedor del agua, sino también a la mala estructura del terreno, por lo que que las micorrizas comerciales y el riego de suspensión de esporas aplicados en el lado 7B no pudieron ser aprovechadas por las plantas antes de secarse.

La actuación de este año ha consistido en la reposición de las marras con la misma especie. En esta ocasión se añadirán pastillas de micorrizas que se reducirán a polvo y serán mezcladas en vivero con el mantillo a utilizar, así como el agua sólida. En el sector 7A se ha usado la combinación mantillo más agua sólida y en el 7B mantillo más sepiolita.

Si, como creemos, la suspensión de esporas y las pastillas de micorrizas que utilizamos tienen un efecto de mejora de la estructura del terreno, debemos suponer que el espacio que vamos a utilizar ya debe tener una cierta red de hifas procedentes del tratamiento anterior, y debería mejorar claramente la supervivencia de las plantas que pongamos.

➡ Enlace al módulo: https://arba-va.blogspot.com/2020/03/estudio-de-implantacion-y-crecimiento.html 

Voluntariado ambiental: Reserva Biológica Urbana “El Tomillo”

El 28 de noviembre y convocados por ACENVA realizamos una reposición de marras de especies arbustivas y plantas autóctonas en la “Microreserva de Mariposas” de la Reserva Biológica Urbana “El Tomillo”. También se instalaron refugios para murciélagos y se realizó el mantenimiento de los refugios para polinizadores y cajas nido instaladas en años anteriores. Además se instaló un panel informativo.


➡ Enlace al Proyecto de Reserva Biológica Urbana "El Tomillo": https://arba-va.blogspot.com/2020/10/proyecto-de-reserva-biologica-urbana-el.html

El montecillo, Villanueva de Duero, Valladolid

El 13 de diciembre realizamos una plantación con las asociaciones locales de Villanueva en una parcela en la que ya se había intervenido en años anteriores. La zona de plantación se encentra en un claro de un pinar. Se plantaron en total 12 retamas, 5 madreselvas, 10 jazmines, 13 rosales, 10 sabinas, 26 encinas y 29 quejigos.


miércoles, 9 de diciembre de 2020

Un metro cuadrado de bosque

Este estudio forma parte del proyecto "Módulos de regeneración forestal" que ARBA-Va está desarrollando en una parcela cedida por la Junta de Castilla y León en el término de Aguilar de Campos. El estudio corresponde con el Módulo 17 del proyecto. Actualizado: 02/08/2020.

Inspirado en el libro de George Haskell, "En un metro de bosque: un año observando la naturaleza", se ha puesto en marcha un nuevo Módulo dividido en dos secciones.

Consiste en poner en un metro cuadrado de terreno, un árbol central y cuatro arbustos como acompañantes. El grupo se protege de los herbívoros mediante un cercado con malla de metro y medio de altura.

Esquema de implantación del metro cuadrado de bosque.

El objetivo es crear una pequeña agrupación de plantas protegidas de los herbívoros hasta que alcancen un mínimo desarrollo. En la elección de plantas hemos considerado importante ubicar arbustos espinosos o enmarañados en los rincones para que ejerzan de defensa frente a los herbívoros una vez que se quite la malla de protección.

Para ello se han situado tres espacios de un metro cuadrado separados entre sí de cinco a seis metros en los que se han plantado respectivamente un quejigo, una encina y un almendro, y una combinación de arbustos en las esquinas de cada uno de ellos, Rosa spp., Crataegus monogyna, Prunus spinosa, Jasminum fruticans, Lonicera etrusca y Colutea arborescens. En el perímetro de cada uno de ellos se ha cavado una pequeña zanja en la que se ha introcucido parte de la malla perimetral, de 1,5 metros de altura, a fin de proteger el conjunto de lagomorfos y roedores, así como de ganado ovino y corzos. La malla se sujeta mediante bridas a cuatro barras de tetracero que hacen de postes.

Aspecto final del metro cuadrado de bosque.


Este método se puede emplear también para facilitar la regeneración de árboles que no pueden desarrollarse correctamente por el exceso de ramoneo de corzos u ovejas. El área inicial de un metro cuadrado se puede ampliar para proteger varios árboles y arbustos y favorecer su regeneración.

 

Plano de situación de los dos ensayos 17A y 17B.



El primer grupo, Módulo 17 A, se instaló en el borde sur del cercado, en la zona más árida de la parcela, y se ha replicado con otro grupo de la misma composición, Módulo 17 B, en el vértice sur del cuadrángulo que forma la parcela, en la zona menos seca. Queremos comparar la capacidad de implantación en cada una de las zonas y la rapidez de desarrollo de los arbustos.

Se han plantado en total: 2 Quercus ilex, 2 Quercus faginea y 2 Prunus dulcis como especies arbóreas principales. Las especies arbustivas acompañantes han sido 6 Rosa canina, 6 Crataegus monogyna, 4 Prunus spinosa, 3 Jasminum fruticans, 3 Lonicera etrusca y 2 Colutea arborescens.

Reseña de la implantación del ensayo: Jornada de trabajo en Aguilar de Campos (VA) 2019



En el proyecto "Módulos de regeneración forestal" estamos estudiando diferentes combinaciones de árboles y arbustos, y de métodos de plantación para lograr una reforestación efectiva, económica y  natural de terrenos agrícolas abandonados y espacios degradados.

Los objetivos del proyecto son:
  • Recuperar vegetación autóctona en una zona en la que apenas subsisten vestigios de ella.
  • Reintroducir especies autóctonas, principalmente quercíneas.
  • Estudiar el comportamiento expansivo de arbustos acompañantes.
  • Estudiar el efecto nodriza de herbáceas y arbustos sobre semillas de encina y quejigo.
  • Crear fuentes semilleras de especies arbustivas y de fruto.
  • Estudiar el uso de micorrizas para la recuperación del suelo.

Descarga el informe completo en Proyecto "Módulos de regeneración forestal".

 

martes, 1 de diciembre de 2020

Implantación y desarrollo en campo de encinas sembradas con diferentes métodos en vivero

Este estudio forma parte del proyecto "Módulos de regeneración forestal" que ARBA-Va está desarrollando en una parcela cedida por la Junta de Castilla y León en el término de Aguilar de Campos.  El estudio corresponde con el Módulo 16 del proyecto. Actualizado: 24/01/2020.

En la búsqueda de métodos que favorezcan el desarrollo del sistema radical para facilitar la supervivencia en campo, se propuso la siembra de bellotas en posición vertical para favorecer el desarrollo de la raíz principal y la aparición más temprana de raíces secundarias al alcanzar antes la raíz principal el fondo del alvéolo.



En diciembre de 2018 se plantan 10 brinzales de Quercus ilex obtenidos de bellotas sembradas verticalmente y otros 10 obtenidos de bellotas sembradas horizontalmente.

Los resultados en agosto de 2019 son:



Es demasiado pronto para sacar conclusiones, debemos esperar al menos otros dos años para poder comparar no sólo la supervivencia sino si existen diferencias en las tasas de crecimiento en ambos casos.





En el proyecto "Módulos de regeneración forestal" estamos estudiando diferentes combinaciones de árboles y arbustos, y de métodos de plantación para lograr una reforestación efectiva, económica y  natural de terrenos agrícolas abandonados y espacios degradados.

Los objetivos del proyecto son:
  • Recuperar vegetación autóctona en una zona en la que apenas subsisten vestigios de ella.
  • Reintroducir especies autóctonas, principalmente quercíneas.
  • Estudiar el comportamiento expansivo de arbustos acompañantes.
  • Estudiar el efecto nodriza de herbáceas y arbustos sobre semillas de encina y quejigo.
  • Crear fuentes semilleras de especies arbustivas y de fruto.
  • Estudiar el uso de micorrizas para la recuperación del suelo.

Descarga el informe completo en Proyecto "Módulos de regeneración forestal".

lunes, 23 de noviembre de 2020

Qué es un bosque


Un bosque es un ecosistema natural complejo, dominado por especies arbóreas autóctonas locales y su vegetación acompañante, animales, hongos y microorganismos del suelo. Todos estos elementos establecen un conjunto de interrelaciones que perduran en el tiempo, autoabasteciéndose sin necesidad de la intervención del ser humano. No es, por tanto, un cultivo ni un conjunto de árboles uniformes y de idéntica edad.

Funciones que cumple el bosque

La ecofisiología o ecología forestal es la ciencia que estudia uno de los ecosistemas más desconocidos hasta el momento: el bosque. Esta ciencia debe de dar respuesta a la circulación de los nutrientes, la regulación de la hidrología, los ciclos de los elementos (oxígeno, nitrógeno, carbono, calcio, etc.), la formación de suelo, el proceso fotosintético, la biomasa, la evapotranspiración y un sin fin de procesos que en ellos se producen. 

Son muchas las funciones que cumplen los bosques, y los beneficios que nos aportan, pero es sin ninguna duda su propia existencia la más importante de todas.

Regulan el ciclo del agua.- Las masas boscosas retienen el agua de lluvia, facilitan una lenta infiltración en el suelo, permiten que se recarguen los acuíferos, evitan la erosión al reducir la velocidad del agua.

Las hojas interceptan entre el 15 y 30 por ciento del agua de lluvia y un 15 por ciento más lo hace el tronco y el ramaje, evitando que esta golpee directamente en el suelo.

Evitan la erosión y crean suelo.- Reteniendo la tierra con su entramado de raíces, además la caída de materia vegetal y su descomposición y mineralización va formando un suelo fértil.

Productores de oxígeno.- Siempre se ha dicho y seguimos manteniendo que los bosques y montes son los pulmones verdes de la tierra. La función clorofílica, entre otras funciones, consiste en tomar del aire el CO2 existente y desprender oxígeno.

Un bosque genera entre dos y tres veces más oxígeno que cualquier otro tipo de cultivo de igual superficie. Una hectárea de frondosas genera entre 10 y 20 toneladas de oxígeno al año.

Fijadores de dióxido de carbono.- La absorción del dióxido de carbono y la fijación que hacen de él los bosques, es primordial, más en estos momentos en el que el hombre ha aumentado sus emisiones contaminantes a la atmósfera.

Influencia en el clima.- En las zonas continentales más del 50% de la humedad del aire está ocasionada por el agua bombeada por las raíces y transpirada por las hojas de la vegetación. Cuando se talan los bosques el clima se hace más seco. Un bosque es capaz de mantener sus propias condiciones climáticas y producir un atemperamiento del clima en una amplia zona.

Reservas de un gran número de especies.- Los bosques ofrecen multitud de hábitats distintos, por lo que en ellos se puede encontrar una gran variedad de especies animales y vegetales. Siendo por lo tanto reservas de diversidad.

Acción depuradora.- Distintos contaminantes de la atmósfera y las aguas son retenidos y filtrados por los seres vivos del bosque.

Valor paisajístico.- Los bosques rompen la uniformidad y monotonía del espacio en el que se asientan, proporcionando un oasis visual de alta calidad. Además de estimular nuestros pensamientos, dándonos paz y sosiego, nos sirven de ocio y descanso.

Ilustración original de Txomin para el Manual básico para reforestar con plantas autóctonas editado por ARBA-Va.


Los cultivos forestales y los pinares de repoblación

Un cultivo forestal es una plantación de especies vegetales de interés comercial, alineadas, de la misma edad y por regla general alóctonas de la zona ya que se encuentran fuera de su área geográfica natural. Las especies más utilizadas históricamente, han sido pinos, eucaliptos y variedades de chopos. Su impacto negativo sobre el medio natural es muy notable. En numerosas actuaciones, la plantación de cultivos forestales va precedida por la eliminación de la vegetación natural del lugar. Salvo excepciones de gestión forestal sostenible donde el método de explotación del arbolado es compatible con el matenimiento de la diversidad y la estructura de la vegetación, los cultivos forestales suelen conllevar un conjunto de actuaciones silvícolas que producen un impacto medioambiental grande. El caso más extremo es la extracción de madera a matarrasa en turnos breves de corta (15-20 años).

Las choperas cultivadas son los cultivos forestales más característicos de nuestra región. Los chopos utilizados son clones resultantes de variedades híbridas especialmente seleccionadas por su rápido crecimiento (natural de la especie) y sus fustes rectos y limpios. Cuando llegan a su crecimiento óptimo se cortan a matarrasa para su posterior procesado. (Imagen: CiudadCiencia)


Los pinares de repoblación son el resultado de plantaciones con objetivos protectores (frente a la erosión fundamentalmente) que se llevaron a cabo en la segunda mitad del siglo XX. Estas repoblaciones se hicieron con la plantación monoespecífica de pino carrasco (Pinus halepensis) muy juntos unos de otros. Esto ha dado lugar a pinares densos y monótonos, con el pino como único protagonista, con una gran competencia por el agua, la luz y los nutrientes, teniendo en muchas ocasiones pinos débiles y enfermos, muy vulnerables al sufrir plagas, que son especialmente virulentas en épocas de sequía que llevan a la muerte a muchos de ellos. La falta de diversidad vegetal en estos pinares tiene como consecuencia la falta de diversidad de fauna, la no disponibilidad de alimento y de cobijo hace que la variedad de fauna sea muy limitada. Además la alta combustión de la madera de pino, junto a sus piñas y a sus hojas secas que llenan el suelo hace que el riesgo de propagación de incendio sea realmente alto y preocupante.

Interior de un pinar de repoblación con Pinus halepensis en la cuesta de un cerro (Renedo de Esgueva, Valladolid). Se aprecian los pinos alineados en el sentido de la pendiente, separados unos dos metros entre ellos en la línea. Solo tienen hojas vivas en el último tercio de su altura, todo lo demás son ramas secas. La alta densidad de plantación impide el crecimeinto adecuado de los árboles y el desarrollo del sotobosque.


 

Un ejemplo de repoblación inadecuada con Pinus halepensis (Soto de Cerrato, Palencia). La elevada pendiente de la cuesta y el material yesoso son inadecuados para la implantación de especies forestales. En este caso se realizó el aterrazado de la cuesta con maquinaria pesada para crear bancales donde plantar los pinos.

 

Creemos que la formación de nuevas masas forestales y la gestión de las existentes deben de regirse por estos principios:

Proteger, mantener y potenciar los montes existentes. En estos las tareas selvícolas deben ir dirigidas a la eliminación de especies exóticas, alóctonas de la zona y a la restauración de otros impactos ambientales, permitiendo la recuperación posterior de la vegetación por si misma.

Naturalizar las repoblaciones de pinos realizadas en el pasado con objetivos protectores (no productores). La gestión debería ir dirigida al saneamiento de los pinares para favorecer el establecimiento de especies autóctonas; se debe recuperar la vegetación autóctona allí donde haya desaparecido mediante plantaciones para incrementar la diversidad del monte y generar masas mejor preparadas frente a los incendios y las alteraciones climáticas.

3º Las nuevas plantaciones deben hacerse con especies autóctonas propias del lugar. Introducir otras especies no diversifica ni enriquece el monte, todo lo contrario, va en detrimento de las especies, tanto animales como vegetales, que después de miles de años de adaptación ven como su hábitat se degrada y desaparece.

Es importante prestar especial atención a los ecosistemas naturales y respetar aquellos que no constituyen bosques pero son representativos de comunidades y asociaciones vegetales autóctonas y ecológicamente relevantes: estepas, pastizales mediterráneos, saladares, maquias, garrigas, etc. Sobre todo aquellos definidos en la Red Natura 2000 y los que ya están protegidos como Lugares de Interés Comunitario (LIC) o Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). No todo terreno es apto para plantar árboles.

La sociedad necesita de la industria de la madera y del papel y esta demanda debe ser cubierta con plantaciones forestales (cultivos), y estos se pueden realizar en tierras agrícolas abandonadas, evitando que se destruya más hectáreas de bosque y permitiendo a estos su recuperación y extensión, así como que estos alcancen su estadio de desarrollo ideal.




Más información: