ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN

DEL BOSQUE AUTÓCTONO EN VALLADOLID

www.arba-s.org

arbav@arba-s.org

MARTES de 18 a 21 h. en el vivero:

Facultad de Medicina, entrada por c/ Real de Burgos s/n

frente a la residencia Alfonso VIII.

Foro de arbava: http://es.groups.yahoo.com/group/ARBA_Va/

jueves, 21 de junio de 2012

Vuelve Chaf Chaf !

A continuación os dejo el  nuevo cuento de Ulises, una segunda parte de la historia de Chaf Chaf en la que se topa con un problema causado por los humanos...  Buscad en Wikipedia el termino "fractura hidraulica" y leed con atención el apartado repercusiones medioambientales.


Más abajo lo teneis en letra de imprenta.  Enhorabuena por pensar en verde y gracias por tu aportación, Uli! Sigue dándole al boli. Y por enviar la versión original, Andrea, agradecido. 







Chaf-Chaf contra el fracking

de Ulises Sánchez Milde


El primer día de la vuelta a casa, Chaf-Chaf, de tanta alegría, no se había fijado. Pero el segundo, ya descansado, vió algo raro en sus compañeros. Ya no eran cristalinos vomitaban cada dos por tres y no paraban de quejarse de que les dolía la cabeza. Cada vez que temblaba la tierra se agrupaban y titiritaban como si tuvieran miedo. Chaf-Chaf no entendía nada. Además nadie sabía de dónde venían los temblores. Así que se apresuró a irse a pedir consejo a la Gota Mayor. Recorrió todo el acuífero, que mira que era largo, hasta encontrar a la Gota Mayor. Por fin dio con ella cerca de un feo muro gris donde observaba con cara de preocupación una pequeña grieta, que Chaf-Chaf apenas podía distinguir. Cuando la Gota Mayor se dio cuenta de que Chaf-Chaf estaba detrás, se dio la vuelta y le miró a los ojos.

-¿Qué quieres, Chaf-Chaf?- preguntó.

Chaf-Chaf le planteó su duda y le preguntó qué estaba pasando. Ni siquiera la Gota Mayor lo sabía muy bien, pero le contó lo que había visto:
 - Ay, hijo, un día estábamos todos en asamblea cuando de repente comenzó a moverse la tierra y un gigantesco aguijón penetró por el techo, atravesó el acuífero y continuó bajando. En cierto momento escupió una masa gris que se fue secando y se quedó dura, y eso es lo que ves ahí delante, hijo mío. Nos dimos cuenta de que cuando se mueve la tierra, se hacen grietas como ésta y salen unas gotas de aspecto asqueroso. Pues yo creo que son las que nos traen todos los problemas.

Chaf-Chaf, como podéis saber, quería salvar el acuífero. Preguntó a la Gota Mayor qué podía hacer y la Gota le contestó:
- Hijo mío, sólo hay una manera de salvar el acuífero y a todos nosotros, pero no es nada fácil. Tienes que dejarte llevar por la corriente hasta salir del acuífero, poco después llegarás a una cueva en la que vive la carpa Carpus. Si se lo pides, ella quizá pueda ayudarte.
Chaf-Chaf siguió los consejos de la Gota Mayor y pronto llegó a la cueva de la carpa Carpus. Le contó la historia del acuífero.
- Bien, bien- dijo la carpa.- Conozco a un niño llamado Uli que, si le cuentas la historia, quizá te ayude.”

Así que la carpa, con Chaf-Chaf en la espalda, subió al pilón y allí justo pillaron a Uli yéndose. La carpa le pegó un salpicón con la cola y Ulises se giró. Se acercó al pilón y Chaf-Chaf le contó la historia. Al fin, cuando Chaf-Chaf terminó, Uli se fue a casa y, nada más llegar, tiró la cartera y se puso a escribir lo que Chaf-Chaf le había contado, para al día siguiente llevarlo al cole y avisar a la gente del peligro de la FRACTURA HIDRÁULICA.